GARMISCH PARTENKIRCHEN


Este pueblo alemán da nombre a unas de las estaciones que han marcado la historia del esquí. Situada a poco más de una hora al sur de Munich, nos encontramos con un pueblo de montaña inmerso en la cultura de los deportes invernales.


El pueblo se encuentra apenas a 800 m sobre el nivel del mar, pero cuenta con un mazizo montañoso que alcanza los 2962 m en la zima del Zugspitze, considerado Glaciar. Por las calles del pueblo se respira el ambiente invernal y de competición, considerando que el mismo organizan desde hace 60 años la famosa prueba de descenso de Copa del Mundo conocida como Kandanhar y la no menos popular prueba de Saltos de Trampolín que nos despierta el día de Año Nuevo.

La estación de esquí no es muy grande, unos 60 km de pistas, pero la variedad de terreno y dificultad de pistas hace una visita obligatoria si visitamos la zona. Esta dividida en dos sectores no comunicados por remontes pero si por autobuses. Cada sector es bastante diferente, por una parte tenemos el más cercano al pueblo que voy a denominar clásico y el del glaciar.

El Clásico tiene dos posibilidades de acceso, cada uno de ellos con grandes parkings, donde podemos coger telecabinas o teleféricos que nos llevan a la zona central de la estación y asequible para principantes y el teleférico que nos lleva a la parte más elevada a 2.000 m.

A pesar de haber unos 1.200 m. de desnivel hasta el pueblo no es posible hacerlos de forma continua, aunque si nos podemos garantizar unos 800 m. de desnivel emulando el mítico descenso de Kandahar. 

Predominan las pistas de color rojo no siendo en general muy anchas de ahí quizás su denominación con el color rojo. También debido a que no hay mucha altura es posible encontrarnos con lluvias, transformando la calidad de la nieve y aumentando el nivel de exigencia en alguna pista.

El sector del Glaciar es más pequeño y utilizado por algunos equipos infantiles del pueblo para realizar entrenos en sus múltiples teleskis, tiene mejor calidad de nieve aunque debido a la falta de montañas de esa altura en la cara norte en ocasiones como el día que estuve de visita puede dificultar considerablemente las condiciones de visibilidad.

Otra cosa que tenemos que considerar es que Garmish es la puerta de acceso a Austria, encontrándose la frontera apenas a 10 km, ofreciendonos múltiples posibilidades de esquí.

El día estuvo nublado y con lluvias, lo que no me permitió reflejar la belleza del lugar y la falta de fotos de algunos sitios elevados.

Parte central de la estación.

Aquí los coches los tienen en urnas

Las pistas están cuidadas pero por lo general no son muy anchas


Existen algunos cruces, pero suele haber buenas indicaciones

Por semana suele haber poca gente





Túnel que cruza una de las pistas de competición

Perfectamente iluminado

Final de la pista Kandanhar con falta de nieve por la lluvia

Zona media de la pista de copa del mundo

Indicaciones en la zona alta perfectamente integrados en el ambiente

Llegada del teleférico

Las pistas en la zona alta discurren entre paredes de rocas con curvas bastante divertidas




Remontes veteranos pero muy rápidos




Para retornar a la base tenemos también la opción de una pista roja que no tiene grandes desniveles

Llegada al Parking, donde existe un merendero


Visita obligada al estado de saltos

Calles del pueblo, donde podemos encontrar todo tipo de servicios, así como tiendas a buen precio tanto de material de invierno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.